Tú eres quien determina como va a ser tu día mediante la manera pensar y de sentirte. ¿Cómo te sientes si te digo? Levántate sintiéndote afortunado. Solo si te sientes afortunado puedes transmitir prosperidad a los demás. Lo que sientes es lo que das, y lo que das es lo que recibirás de vuelta aumentado.

Yo te diría todas las mañanas, ANIMO. Levántate sintiéndote afortunado.

Si tu día comienza sintiéndote y pensando en todo lo que tienes para ser feliz, tu día seguirá siendo feliz hasta que te dejes de sentir esa felicidad. Un día de buenos pensamientos y sentimientos también te cambia el día de mañana y el resto de los días.

Siempre que te vayas a la cama teniendo pensamientos y sentimientos buenos, empezaras el siguiente día con un impulso de buenos sentimientos. Cuanto más tiempo puedas seguir así, lo que te llegara se multiplicará y así día tras día. Vive hoy, solo hoy, ni ayer ni mañana, no pospongas tus momentos. Es nuestra manera de vivir hoy, lo que crea el futuro.

Si estás viendo este video, es porque tienes luz eléctrica en casa, tienes un techo donde dormir y otras muchas cosas más ¿Te has parado a pensar lo afortunado que ya eres?

Un saludo, Rubén